Jasper Philipsen frustra a Mark Cavendish y confirma su dominio del sprint

Como un aire de deja vu. El viernes 7 de julio, el pelotón del Tour de Francia encontró el piso tras un díptico pirenaico tan pronto -saliendo del País Vasco español obliga- como lo intentaba. Como en las dos etapas anteriores prometidas a los velocistas, en Bayona (Pirineos-Atlánticos) y Nogaro (Gers), esta séptima jornada de carrera ha comenzado lentamente, los corredores optando por un ritmo de senador, antes de que los ánimos no se calienten. pocas decenas de kilómetros de la meta. Y todavía fue Jasper Philipsen quien fue el primero en la franquicia. El corredor de Alpecin-Deceuninck, que consolida su maillot verde, ofrece su tercer éxito de la semana; el quinto en los últimos cinco sprints masivos de la Grande Boucle.

Lea también sobre el Tour de Francia 2023: Artículo reservado para nuestros suscriptores Jasper Philipsen dobla a Nogaro tras un sprint caótico

Por un momento pensamos que este viernes pasaría a la historia de las carreras cuando, a 250 metros de la meta, Mark Cavendish (Astana Qazaqstan) apareció de la nada. El británico, copropietario del récord de victorias de etapa del Tour de Francia con la leyenda Eddy Merckx, busca un 35mi éxito histórico en un evento en el que compite por última vez; a los 38, decidió retirarse del deporte a finales de año. Pero no pudo resistirse al regreso del velocista belga. “Tenía muchas ganas y, como a todos, le veo ganando muchocitó a Jasper Philipsen en una conferencia de prensa. Lo que es seguro es que seguirá intentándolo y que está en un gran momento de forma. »

La historia habría sido tanto más bonita cuanto que el nativo de la Isla de Man fue el último ciclista en ganar en Burdeos: fue durante el 18mi etapa de la edición de 2010. Desde entonces, el gran barnum no había pisado las ruedas en la capital gironda. Tras trece años sin el Tour, los locales hicieron honor al regreso de la carrera, agolpándose a lo largo de las barreras instaladas a orillas del Garona largas horas antes del paso de los corredores; no importa si el mercurio está cerca de los 33°C. Hay que decir que estos últimos habían decidido tomarse su tiempo. “Hoy nos las arreglamos un poco, todo el pelotón quería un día más tranquilo. explicó Tadej Pogacar (Emiratos Árabes Unidos). En la última hora hemos gastado mucha energía pero sigue siendo un día de descanso respecto a las dos etapas anteriores. »

El francés Simon Guglielmi (Arkéa-Samsic) se separó, liderando en solitario durante mucho tiempo antes de que se le unieran sus compatriotas Nans Peters (AG2R-Citroën) y Pierre Latour (TotalEnergies). Último superviviente del trío fugitivo, Latour finalmente será atrapado a 3,5 kilómetros de la meta, cuando los equipos de velocistas se preparaban para la escapada final.

Te queda el 47,79% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.