is its the tratamientos que sí funcionan

“Estoy seguro de que ninguno de los que estáis hoy aquí iríais a la cafetería a pedir un cóctel de amoniaco, cadmio, alquitrán, acroleína, monóxido de carbono, acetona, arsénico, cianuro de hidrógeno, nicotina y formaldehído, entre otros ingredientes, ¿verdad?». La Reina Letizia sacó esta contundente frase el pasado 26 de abril Durante su discurso en la apertura de la Conferencia Europea Tabaco o Salud (ECToH) para alertar a los jóvenes de las sustancias dañinas para la salud que conforme el tabaco y que, a veces, no acabamos de percibir del todo.

Ahora contamos con más información sobre los riesgos de fumar (está detrás de 8 de cada diez casos de cáncer de pulmón y laringe y puede causar al menor 12 tipos de cáncer), pero para los que ya son consumidores, abandonarlo es complicado por el alto poder de adiccion que pasa con la nicotina

dejar de fumar non es una tarea sencilla, pero es posible. Hoy en día existen tratamientos que pueden facilitar el desenganche. Si tienes tomada la decisión, lo primero es dirígete al centro de salud para que tu médico de familia te explique hay que recursos. «La mayoría de las guías de práctica clínica señalan que una ayuda profesional más el tratamiento farmacológico cuando es necesario a muchas las posibilidades para dejar de fumar», explica un ABC el doctor Vidal Barchiron, coordinador del grupo de trabajo de Abordaje al Tabaquismo de la semFYC. Y ¿cuándo es necesaria esa ayuda farmacológica? El experto señaló que fumar 10 cigarrillos al dia ya es suficiente como para plantar la toma de un medicamentosalvo que haya alguna contraindicación para el paciente.

Entre los fármacos con evidencia para dejar de fumar se encuentran, aunque no están financiados, los parches de nicotina (liberación lenta) y los comprimidos, chicles y aerosoles orales de nicotina (liberación rápida). En pacientes que tienen una dependencia moderada o alta, el uso de “tratamiento combinado de nicotina de liberación lenta y algún elemento de liberación rápida es tan efectivo como el mejor de los tratamientos para dejar de fumar”, asegura el doctor Barchiron. Pero para que funcionen requieren una buena técnica, que deben enseñarle los médicos o enfermeros, para que la nicotina que tiene el chicle o compresse libere y sorba por la mucosa de la boca. Este tratamiento tendrá una duración de 8 semanas, dependiendo de la evolución y las características del paciente.

también existe otras fábricas con eficiencia de demostración que no llevan nicotina en su composición. Se trata de la vareniclina (comercializado bajo la marca de Champix) que «ahora mismo no se puede adquirir en España porque se aleja cuando se detectan nitrosaminas en el proceso de fabricación por encima del nivel que se permite para la venta al público», explica el doctor Barchiron, quien opinó que «es posible que en el futuro vuelva a poder comercializarse en nuestro país». Lo mismo ha pasado con el bupropión (comercializado como Zyntabac), en el que también se detectan nitrosaminas. “No sabemos cuándo volverá”, apunta el médico.

El único y más nuevo medicamento bajo receta financiado actualmente en España para dejar de fumar es la citisina (comercializado como Todacitán), que consigue el objetivo en 25 dias. Aunque ha comenzado a comercializarse recientemente, la sustancia, que es el derivado de una planta, se conoce desde hace décadas. “Esta droga va a los receptores del cerebro donde la nicotina hace efecto y los bloquea. Al mismo tiempo produce un efecto similar a la nicotina y disminuye mucho el síndrome de abstinencia biológica”, asegura el doctor Barchiron.

Hace meses hubo problemas de abastecimiento con la citisina pero ya se ha regulado. “Es súper bueno y tiene pocos efectos secundarios”, afirma la estudiante de doctorado Karen Rodríguez, directora nacional de los programas de prevención de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

Apoyo Psicológico

El experto recalca que para abandonar el tabaquismo, además del tratamiento de los síntomas biológicos, se necesita un abordaje psicológico: “El paciente tiene que aprender a vivir su vida con medidas de afrontamiento y evitación para no recordar en un futuro. La terapia conductual es tanto o más importante que la farmacología”.

De la misma opinión es la doctora Karen Rodríguez, partidaria de apoyar al paciente con la terapia cognitiva conductual para abordar las emociones, sentimientos y situaciones de la vida diaria relacionadas con el habito tabáquico y evitar las recaídas a largo plazo. “En 38 sedes provinciales de las 52 que la AECC realiza un cabo tratamientos psicológicos gratuitos para dejar de fumar”, señala.

Y tan importante como el fumador tenga el acuerdo de dejar el tabaco. El mayor porcentaje de recaída se da en los primeros tres meses ya menudo por la frase: «por un cigarro no pasa nada. Esto lo tengo controlado«, recuerda el portavoz de semFYC. La doctora Karen Rodríguez explicó el porqué: “El cuerpo de un fumador se defiende defender tolerancia a la nicotina El cerdo es una toxina. Y cuando tú lo dejas y luego vuelves a fumarte un cigarrillo, el cuerpo vuelve a defenderse activando el mecanismo de respuesta a la nicotina. Si se activan esos receptores vas a tener más ganas de fumar porque dan la señal de volver a un consumidor“.

el medio al ganancia de peso tampoco deberia ser una excusa para no abandonar el tabaco. “Cuando deja de fumar tu metabolo cambia y la misma dieta, al dejar de fumar, puede hacerte engordar. Pero se puede controlar con pautas de estilo de vida en alimentación y actividad física”, recomendó el experto.

El embarazo también es un buen momento para dejar de fumar. “Con solo un cigarrillo ya estás produciendo una hipoxia (disminución del aporte de oxígeno) en el feto«, advierte el médico. Y no vale como excusa eso de que es peor la ansiedad que provoca dejar el tabaco. «Los nervios no producen hipoxia al feto», concluyó.

Lo que no tiene evidencia

Ambos expertos consultados lo confirman los cigarrillos electronicos no sirven Dejar de fumar. De hecho, EE.UU. Suspendió el pasado verano la venta de cigarrillos electrónicos Juul por carecer de evidencia de que los beneficios de este producto superan los riesgos de consumirlos, y por el papel que han jugado en el aumento del vape entre los jóvenes. “Acabamos de publicar los datos de nuestra encuesta nacional a 9.000 personas y entre los 14 y 18 años es altísimo el porcentaje que consume cigarrillos electrónicos y cachimba. Son la puerta de entrada al mundo del tabaco“, afirma el portavoz de semFYC.

El doctor Barchiron también recuerda que los vapeadores “no son vapor de agua sino aerosoles con sustancias tóxicas“. «Cada vez hay más evidencia de que Producen cambios inflamatorios en el sistema respiratorio casi como un cigarrillo convencional y también se han visto cambios en los genes de la mucosa de la boca», añade.

El vapeador no ayuda a dejar de fumar porque, entre otras cosas, apunta la doctora Rodríguez, “no dejemos de repetir la misma conducta que es tener un dispositivo en la mano, llegó a la boca e inhalarlo“. »El fumador o el vapeador puede repetir esto a largo del día cientos de veces. Se vulven expertos en ese movimiento. Muy pocas conductas se repiten tantas veces al día”, advierte el médico de la AECC.

Tampoco cuentan con evidencia científica para dejar de fumar, según los expertos consultados, terapias como la acupuntura, la hipnosis, el reiki, el láser o los aceites esenciales.