Estos cambios marcan si un cáncer de mama resiste la terapia en los más jóvenes

Un estudio que será publicado en la revista “Los científicos progresan»ha descubierto que en los niños pequeños, ciertos componentes genéticos están asociados con un cáncer de mama resistente al tratamiento. Sin embargo, dichos cambios no están relacionados con el cáncer de mama resistente al tratamiento en mujeres mayores. Los resultados, podrian ayudar a mejorar la medicina de precision y sugerir una nueva forma de clasificación del cáncer de mamá.

“Se sabe qu’a medida qu’envejecemos, tenemos más probabilidades de desarrollar cáncer. Pero estamos decubriendo qu’esto puede no ser cierto para todos los typos de cáncer, ya que depende del perfil genético de una persona», explica la investigadora Svasti Haricharan, profesora en el Centro de Investigación Sanford Burnham Prebys (EE.UU.).

Haricharan detalla que puede haber “Mecanismos completamente diferentes que impulsan el cáncer en personas más jóvenes y mayores.lo que requiere ajustar nuestra visión del envejecimiento y el cáncer”.

La investigación se centra principalmente en el cáncer de la madre ER+/HER2-, que es una de las formas más comunes. Generalmente hablando, se trata con terapias hormonales, pero para algunos pacientes, estos tratamientos no funcionan.

Alrededor del 20% de los tumores resisten el tratamiento desde el principio y hasta el 40% desarrolla resistencia con el tiempo.

“Comprender cómo se desentrañan ciertas formas de cáncer de mama a partir de cómo finalmente resisten la terapia puede ayudarnos a clasificar mejor la enfermedad. También puede servir para ajustar los planos de tratamiento para los pacientes que experimentarán resistencia a los tratamientos estándar -señala Haricharan-. Para científicas como yo, puede ayudar a orientar la investigación para desarrollar nuevas terapias que superen estos obstáculos”.

El estudio llevó a cabo un análisis exhaustivo de una gran base de datos de pacientes con cáncer de mama.

La información revela que, en pacientes con cáncer de mama ER+/HER2-, ciertas mutaciones genéticas tenían una fuerte correlación con la respuesta al tratamiento, y los efectos dependían de la edad. Algunas partes solo estaban relacionadas con el cáncer de mama resistente al tratamiento en mujeres más jóvenes.


Es un cambio radical en cómo vemos el cáncer, que podría tener implicaciones mucho más allá del cáncer de mama

Esvástica Haricharan

Centro de Investigación Sanford Burnham Prebys

Las mutaciones identificadas por los investigadores se localizan en genes implicados en la replicación celular, proceso mediante el cual las células crecen y se dividen. Estos genes son responsables de reparar los errores cuando ocurren, un proceso que falla en la práctica todos los cánceres.

“La desregulación del ciclo celular ocurre temprano en el alivio del cáncer que generalmente no considera si las mutaciones individuales que causan la desregulación del ciclo celular pueden afectar la eventual respuesta del cáncer al tratamiento o su capacidad de propagación”, explica Haricharan.

Al conectar el tipo específico de desregulación del ciclo celular que desencadena el cáncer con el resultado de la enfermedad muchos años después del diagnóstico, el equipo de investigación propone un paradigma completamente nuevo para pensar y estudiar todos los tipos de cáncer.

«Es un cambio radical en cómo vemos el cáncer, que podría tener implicaciones mucho más allá del cáncer de mamá», agrega Haricharan.

Para enfrentarse a una idea convincente, los investigadores están analizando el efecto de las mutaciones del ciclo celular en los resultados de los pacientes con otros tipos de cáncer. También observamos que en muchos tipos de cáncer, el modo de desregulación del ciclo celular es significativo para el cáncer en mujeres, pero menos en el caso de los hombres. Esto sugiere que la influencia de la desregulación del ciclo celular podría depender del sexo además de la edad.

“Estos hallazgos enfatizan por que es importante estudiar el cáncer en el contexto de la vida del paciente”, concluye Haricharan.