EE.UU. y Europa cambia sus recomendaciones para la primera mamografía: ¿Cuándo hay que hacerla entonces?

El cancer de mama aun es un misterio. Se tienen pistas de adecuadas son los factores de riesgo, aunque el mayor éxito aún es detectarlo de la forma más precoz posible. Desde entonces se ha establecido que las mayores posibilidades de aliviar un tumor en mujeres sin antecedentes comienzan en la década de los 50 años, sí esa fue la motivación por la que se han establecido las campañas de prevención a partir de esta edad. Pero, por alguna razón que también se escapa a la ciencia, el cáncer de mama está ascendiendo entre las mujeres jóvenes. In Estados Unidos este cambio de tendencia les ha llevado a cambiar los protocolos ya adelantar a los 40 años la edad recomendada para hacerse la primera mamografía, una decisión que no está exenta de controversia. Más tras el aumento de casos en edades más tempranas, el control de las mamas es especialmente importante en los niños pequeños porque suelen tener tumores más agresivos que los mayores y en la mayoría de los casos no sólo tienen antecedentes familiares. Parecía fácil, por tanto, recomienda el adelanto de esta prueba, pero se discute la decisión no ha sido fácil y aún. Noticias Relacionadas estandar No Estos son los síntomas del cáncer de mama: no los deben dejar pasar Cristina Garrido estandar No Una decena de medicamentos contre el cancer de mama available in Europa están a la espera de aprobación en España ABC Uno de los motivos para el debate Is that the netos beneficios del cribado son menores en las mujeres más jóvenes que cuando se hace con las de más edad. Esto es porque hay menos posibilidades de detectar un cáncer a edades más prematuras y porque una mamografía supone una radiación sobre la mama que también puede ser dañina. Además, se corre el riesgo de detectar falsos positivos y obligar a hacer biopsias necesarias porque cuanto más joven es la paciente las mamas tienden a ser más densas y la imagen es menos clara. En resumen, por muchas cosas más notorias que sucedan, más anomalías pueden hacer que aparezca la imagen y no hay alteraciones por cáncer. Europa también cambia sus campañas En este debate, la Unión Europea también ha tomado posiciones. El programa europeo para combatir el cáncer está actualizando sus protocolos para mejorar el diagnóstico precoz para que s’inspiren a todos los países miembros de la Unión Europea. Las nuevas guías apuestan por adelantar y ampliar los controles. “La apuesta europea es adelantar el cribado de mamá a los 45 años y extenderlo hasta los 74 años, en lugar de hasta los 65 años como está ahora. Esto último es importante porque también se están diagnosticando tumores en mujeres de edad avanzada que están quedando fuera de los controles anuales de prevención. Si la esperanza de vida está aumentando ¿por qué no ampliarlos?, explica Isabel Rubio Rodríguez, directora de la Unidad de Patología Mamaria de la Clínica de la Universidad de Navarra y representante española en el debate europeo. El sistema sanitario público español aún no ha asumido esta recomendación y maintiene en los 50 años, la edad para la primera mamografía en mujeres sin antecedentes familiares. Sin embargo, en la sanidad privada se adelantan a la cuarta década de vida. ¿Por qué Europa prefiere empezar con los controles a los 45 años y no a los 40 como hace Estados Unidos? «Es discutible. Creemos que hay que bajar la edad de las campañas. Hay un aumento en la incidencia entre los 40 y los 50 años que genera un 2 por ciento por año, pero hoy todavía la edad más frecuente de aparición del cáncer de mamá se ubica entre los 50 y los 60 años”, argumentó Isabel Rubio. . Lo mejor: a cribado en la medida El futuro de la prevención tendrá que ser diferente y personalizado. “Necesitamos un ‘screening’ estratificado para el riesgo de cada mujer para no someter a mujeres con muy pocas posibilidades de desarrollar un cáncer a mamografías anuales. Pero ahora no hay opción todavía“. MÁS INFORMACIÓN noticia Si Perdida en el laberinto de los tumores raros: «Empecé con un moratón en la pierna y picos de 40 de fiebre» En ese cribado ‘a la medida’ se tendrán en cuenta otros factores más allá de los años vividos. Por ejemplo, antecedentes familiares de cáncer (y no solo de mama), el tipo de seno de cada mujer (si es más o menos denso) o los hábitos de vida y el haber sido madre antes de los 35 años.